viernes, 4 de enero de 2008

¿Dónde dejé mi USB?

Estoy seguro que la persona que dejó olvidado su USB en una librería de Estocolmo exclamó varios improperios cuando se percató de que ya no tenía su dispositivo USB. Bueno, yo también lo haría si se me pierde mi USB, después de todo me costó algunos cientos de pesos, sin mencionar que ahí tengo aún mis fotos de navidad. La gran diferencia con mi amigo sueco es que yo no guardo secretos militares en la memoria USB.

Situémonos en Suecia, en la bella ciudad de Estocolmo. Entramos a una librería para buscar las últimas novedades cuando encontramos un dispositivo USB olvidado. La curiosidad mató al gato, así es que lo metemos en la PC y nos topamos con información confidencial de las fuerzas occidentales de paz estacionadas en Afganistán, con sellos de "NATO" (OTAN) por doquier y la famosa leyenda "top secret". También documentos de inteligencia militar sobre el intento para asesinar al ministro de defensa de Líbano y el asesinato del ministro del exterior en Sri Lanka. Tal vez en este momento me sentiría "ligeramente" nervioso, si saben a lo que me refiero.

Pues es una realidad que alguien dejó olvidado su USB en una librería de Estocolmo con la información que les acabo de mencionar: ni más ni menos que datos de inteligencia militar de primer nivel. No se sabe aún quién la olvidó ni quién la descubrió y entregó a las autoridades. Si esto sucede en la milicia del primer mundo, qué podemos esperar de un empleado corporativo? ¿Cómo fue posible que se extraviara así un dispositivo con este tipo de información? ¿Qué no saben que hay USB cifrados y/o con biometría? En fin.

La próxima vez que les digan que la información no es un bien de una organización o que realmente no es tan importante, arrójenle una copia de esta noticia en la cara. Y para finalizar una recomendación: cifren la información corporativa que guardan en sus USB o mejor aún: déjenla en su equipo de cómputo corporativo. No querrán aprender la lección " a la mala" como nuestro amigo de la librería de Estocolmo.

La noticia en: http://www.theregister.co.uk/2008/01/04/another_stick_with_military_secrets_found/