miércoles, 25 de junio de 2008

¿Qué es sospechoso?

En un post pasado hablé del tema de “cómo prevenir fraudes” y en particular se habló de no hacer click en correos sospechosos. ¿Qué significa para mi un correo sospechoso? Aquí va la respuesta:

1.- Emisor desconocido: si no me es familiar la cuenta de correo, de entrada es sospechoso y gana los primeros puntos negativos.
2.- Asunto fuera de contexto: si el asunto del correo es algo no relacionado por ejemplo con mi trabajo, ya tiene más puntos negativos. Si se trata de mi correo personal por lo general mis amigos ponen asuntos del correo que tienen algún contexto que tiene sentido para mi. Por cierto, si el asunto viene en un idioma que no sea español o inglés, de plano lo borro ya que ni siquiera puedo entenderlo.

Para este punto, yo creo que ya he borrado muchos correos en base el emisor y al asunto; si un correo pasa esta fase entonces sigue el filtrado:

3.- Contenido: abro el correo y reviso el contenido como siempre en modo texto, es decir, sin abrirlo con HTML o texto enriquecido. Aquí yo creo que entra en mucha medida el sentido común. Todo lo que solicite cambiar una contraseña o ingresar a un sitio para hacer un cambio de cualquier tipo es un correo digno de ser borrado, en especial si aparentemente viene de un banco; en todo caso y aunque nunca lo he hecho porque no he tenido la necesidad, entraría yo al sitio sin hacer click en el link. Por cierto, cuando lees tu correo en texto claro, te das cuenta de todos los links tal cual como vienen y casi de inmediato detectas que el link no tiene nada o casi nada qué ver con el sitio real.

Estas son las tres reglas que sigo.

Ahora bien, en resumen, nunca hago click en NINGÚN correo (especialmente de bancos), aunque sea un correo auténtico. Si estuviera interesado en alguna promoción u oferta ingresaría directamente al sitio por mi cuenta para buscar la información o llamaría. Creo que esta última recomendación es la mejor y simplemente NUNCA hacer click en este tipo de correos, sin importar su procedencia. ¿Paranoico? Tal vez. Pero pregúntenme cuántas veces he sido defraudado por usar banca en línea.

Finalmente, me hago una pregunta: ¿Por qué las instituciones financieras siguen enviando correos? Es una práctica que sólo confunde más al usuario (si uno nunca recibe correos de la institución financiera, por qué está llegando uno ahora pidiéndome que haga “x” cosa?)