viernes, 13 de junio de 2008

¡Ups! Ya no es top secret.

Un empleado de La Oficina del Gabinete ("Cabinet Office", algo así como la Secretaría de Gobernación) dejó olvidado documentos "top secret" en el vagón de un tren en Inglaterra. La información contenía datos confidenciales de lo último en inteligencia de la red terrorista Al-Qaeda, según informó la BBC.
 

¿En qué estaba pensado esta persona? "De camino a casa puedo leer una revista o aprovechar para leer los documentos confidenciales".  Al final hizo una mala decisión. Y peor decisión fue dejarlos ahí botados, como si de la sección de Espectáculos de un periódico se tratara. Afortunadamente un buen ciudadano entregó estos papeles. Por cierto, el empleado fue despedido según fuentes oficiales y habrá una investigación en marcha.

Efectivamente, un firewall, un antivirus y muchas otras medidas tecnológicas quedan sobrepasadas ante este tipo de incidentes que más tienen que ver con criterio y educación.
 
No dudo que los operadores de taxis y otros transportes públicos aquí en México se han encontrado más de una vez con documentos cuyo contenido no debería de ser público…o es que aquí sí somos muy cuidadosos con este tipo de cuestiones? ¿O tal vez sí pasa con frecuencia pero se teme entregar los documentos a la autoridad por temor a ser involucrado injustamente?

 

¿Alguno de ustedes conoce alguna historia donde se hayan dejado olvidados documentos importantes en lugares públicos? Si es que  la saben, la podrían compartir con el resto de la audiencia?
 

Ya para terminar, un funcionario del gobierno inglés comentó sobre este penoso asunto que  "tales documentos confidenciales deberían de estar bajo llave, no deberían de ser leídos en los trenes". Yo digo:  "¿a poco? ¿en serio?".