viernes, 7 de noviembre de 2008

Crisis económica: oportunidad para innovar y emprender

 

Las expectativas de crecimiento económico de los países para los siguientes meses son desalentadoras. Por otro lado, los individuos tienen una precepción negativa económica para el futuro cercano y las empresas también son cautelosas al momento de invertir y gastar su dinero. Sin embargo, las épocas de crisis como la que empezamos a vivir actualmente brindan una oportunidad inusual para innovar y emprender nuevos negocios, concretamente en el mundo tecnológico (y su seguridad).

 

En mayor o menor medida, las crisis inevitablemente van de la mano de recortes al número de personas que laboran en las organizaciones. Se trata de profesionistas, personas que saben y que tienen experiencia que de pronto se ven desempleadas o que tienen empleo pero mal remunerado. También están los recién egresados con ideas frescas y carrera terminada que de pronto se encuentran con la penosa situación de no encontrar un buen empleo. Pienso que estas personas tienen tres opciones (principalmente):

 

a).- Emprender nuevos e innovadores negocios ante la realidad del desempleo.

b).- Buscar empleo en una empresa a ver si corren con suerte.

c).- Deprimirse y resignarse, sobreviviendo como se pueda.

 

Estar desocupado debería forzar a las personas a evaluar la opción de emprender e innovar en nuevas empresas/negocios (auto-empleo), sobre todo en el mercado tecnológico donde con una buena idea se pueden iniciar proyectos muy interesantes. Y ni se diga en cuestiones de seguridad informática, donde en México más que emprender, proveemos: tercerizamos y vendemos los productos y/o servicios de empresas extranjeras. ¿Dónde se quedó la innovación y la realización de las ideas? Hay talento, pero falta una nueva mentalidad para pasar de las ideas a los hechos, cuestión en la que por ejemplo estimo nuestros vecinos del norte son muy buenos. A nadie le resulta agradable ser parte del recorte laboral y pasar a las filas de los desempleados, pero en nosotros está decidir qué hacer ante esta situación.

 

La desocupación nos debe obligar a innovar y a emprender, a poner en marcha esa idea que tenemos y la tecnología es un campo donde una buena idea se puede transformar en realidad. Piensen en Google: es “simplemente” un buscador en línea y empezó como una idea para mejorar el servicio de Yahoo. Piensen en todo lo que implica el Internet 2.0: Yammer, Twitter, FaceBook, etc. Ahora piensen en la seguridad que requiere el llamado Web 2.0 y que se traduce en oportunidades de negocio.

 

Los teléfonos inteligentes necesitan aplicaciones que los protejan y que resguarden la privacidad del dueño y la información que descansa en el dispositivo. FaceBook o Hi5 podrían utilizar aplicaciones especializadas para proteger al usuario de los ataques que van en aumento en estas redes sociales. Android ganará popularidad y requerirá aplicaciones de seguridad. Las netbooks estarán ansiosas de aplicaciones de seguridad rápidas y eficientes ante sus limitadas capacidades de desempeño (comparado con laptops tradicionales). Por otro lado, está un sector financiero candidato a consumir servicios de outsourcing de programación de aplicaciones que lleven las transacciones en línea a dispositivos móviles.

 

Acabo de presentarles algunas ideas para superar lo mejor posible la crisis, unas son buenas y otras tal vez no tan buenas. Pero no pierdan la idea central que trato de transmitirles, que más que nada es una sugerencia. Dudo que los señores graduados del MIT, Princeton, Harvard o Stanford salgan a buscar empleo en el sector de comida rápida; ante esta situación de desocupación, con más razón innovarán y buscarán nuevas oportunidades de negocio. En México también tenemos talento e inteligencia y no debemos de conformarnos con una “chambita”. Así que a innovar se ha dicho, a poner en práctica esas ideas y a sacarle el mejor provecho a este ambiente adverso económico. Al fin y al cabo, es sólo una sugerencia.