sábado, 8 de noviembre de 2008

Me niego a instalar software que no se actualice automáticamente.



He llegado al punto de considerar que todo aquel software que no se actualice automáticamente es un programa que no vale la pena: es una falta de respeto a los usuarios y muestra poca consideración a todos los que usamos esos programas. Es una verdadera lata tener que estar persiguiendo a los programas instalados a ver si tienen actualizaciones de seguridad o ver si tienen nuevas versiones más seguras.

Estamos hablado de todo tipo de programas que tiene un usuario como por ejemplo iTunes, Google Earth, OpenOffice, Acrobat Reader, WinZip, Flash, Firefox, IE, Chrome, MS Office, etc. Algunos de ellos sí se actualizan de manera automática, pero otros dejan la responsabilidad a uno para hacer la tarea de estar al pendiente de actualizaciones; y la verdad es que los usuarios (por desconocimiento) no lo hacen, y no deberían de tener que hacerlo.

Todo esto resulta en un Internet inseguro, donde organizaciones criminales se aprovechan de la negligencia de los fabricantes de software que permiten que sus aplicaciones salgan al mercado sin un mecanismo de actualización automática. Como lo he dicho en anteriores ocasiones, no es responsabilidad de los usuarios andar cazando nuevas actualizaciones de seguridad, sino de los fabricantes. Bastante tenemos ya con obtener software defectuoso desde el punto de vista de seguridad como para todavía tener que hacerles el favor a los fabricantes de andar tras sus páginas web y ver si existen parches.

Hagamos una analogía. Compro un carro. Cada mes más o menos se encuentran fallas en sus frenos, en las cerraduras, en las bolsas de aire o en su alarma contra robos. Resultado de eso me lo roban o me accidento. El fabricante me dice que debí saberlo y que yo debí estar al pendiente para llevarlo al taller. ¿Lo aceptaríamos? Claro que no, evidentemente se trata de un carro muy defectuoso con vicios de origen.

Por todo esto, me niego a usar software que no se actualice automáticamente, que me avise que hay un nuevo parche o una nueva versión disponible. iTunes lo hace, Ubuntu lo hace, Adobe Reader lo hace. Cuando vayan a instalar un programa, vean que consiga parches automáticamente o que les avise. Si no exigimos, no se nos dará.

Nota: servicios como FSecure Health Check puede ayudar a estar al día.